miércoles, 6 de abril de 2011

U2 en La Plata: Vos también en la Ciudad Donde las Calles No Tienen Nombre

En 2006, en River, mi emoción por ver a U2 en vivo por primera vez recuerdo que me sobrepasaba. Estaba muy ansioso por ver un show de esas características, todo tan ASI de exhuberante, muchas luces, mucha buena música, mucho todo.

Cinco años después la cosa no cambió demasiado, conceptualmente hablando, porque los tipos siguen montando el mejor show que pueda montarse. Leí por ahí que U2 tomó el camino inverso a The Beatles: cuando estos se alejaron de los estudios para componer, los irlandeses componen pensando en el vivo, y te vuelan la cabeza con las puestas en escena y los montajes y todo lo que envuelve a un espectáculo único, musical y visualmente hablando. 

Es complicado escribir lo que particularmente siento cuando voy a un recital, sea de quien sea. Particularmente disfruto muchísimo ir a ver y escuchar música en vivo, pero cuando tengo la suerte de ir a este tipo de espectáculos la cosa se complica aún más... hay que estar, me meto a patear en cancha embarrada si quiero explicarlo acá. Los tipos, en esa maroma de luces y música, leds y 360º te sacan saltando y gritando a cualquiera. A mí sobre todo.

El inicio con "Even Better Than The Real Thing" y el tridente "Mysterious Ways", "Elevation" y "Until The End of the World" fueron los puntos altos de la primera media hora de recital. Pero no hay duda alguna de que cuando esa cosa inmensa que tienen de pantalla se expande ya más cerca del final del show y el escenario empieza a vivir se come todo el espectáculo. Encima, si abajo de esa bestialidad de luces los pibes te trompean con "City of Blinding Lights" y "Vertigo" no hay mucho más para decir.



Igualmente, y esto no se repitió en ninguna de las otras dos fechas posteriores, la versión de "Hold Me, Thrill Me, Kiss Me, Kill Me" fue, por lejos para mí, lo mejor del recital. Primero por la canción (Jebús, ¡qué temazo!) y después por el showcito montado por Bono con su camisa de laser y colgado de un micrófono así todo volador y extraño. Genial.

Sorpresa la mención a Cerati: "Love and respect. He will hear your voices tonight" dijo el frontman, y yo lloraba como nene. Punto altísimo en "Where The Streets Have No Name" aludiendo a La Plata en medio de la canción, en "I Still Haven't Found What I'm Looking For" cantada toda la primera estrofa sólo por el público... y gran cierre con "With or Without You" y "Moments of Surrender". 


Se prendieron las luces, los tipos saludaron, se bajaron del escenario, y se fueron caminando por donde habían entrado, ahí a la vista de todos. Y el sábado siguiente, la mención a Cerati se transformó en "De Música Ligera" sonando antes del show, y el Domingo siguiente apareció León en el escenario tocando "Sólo Le Pido a Dios" (que en 2006 Bono quiso entonar luego de "Beautiful Day" y no le salió :) y hoy el frontman estuvo en Mendoza comprando vinos de alta gama. Todo sorpresa en U2. Todo vale la pena.

1 comentario:

  1. Excelente relato!!
    Qué recital por Dios!! Qué banda! Qué show espectacular!!
    Fui el sábado, hubiera querido escuchar "Hold Me, Thrill Me, Kiss Me, Kill Me", qué lástima que sólo la tocaron el miércoles.
    Abrazo,
    chaschi

    ResponderEliminar