domingo, 14 de septiembre de 2008

Sunday Boring Sunday

Los domingos son patéticos. Los odio. Son el día de descanso en el que menos ganas me dan siquiera de descansar. El domingo es el día que me deprime, en el que peleo con mi chica, en el que no encuentro nada interesante para hacer. En el que pienso que mañana es lunes y me dan ganas de acostarme a dormir y levantarme el viernes a las cinco de la tarde.

El domingo es asqueroso. No me vengan conque hay un montón de cosas que se pueden hacer los domingos porque ya no quiero hacer nada de todo eso. El domingo es día de resaca, de dolor de cabeza, de vergüenza por lo que hice anoche, o de vergüenza por no recordarlo.

El domingo es día de estreno de Los Simpsons, pero nunca lo recuerdo y ese es otro motivo para no quererlo. El domingo es pedante, vago y tremendamente tortuoso. Es día de reflexión, y siempre mis reflexiones tienden a ponerme mal. El domingo es silencioso, aburrido y poco estimulante.

"Domingo", aparte, es un nombre horrible. En inglés al menos significa "Día del Sol", pero en castellano no sé siquiera a lo que refiere porque tampoco me interesa averiguarlo.

El domingo tremendamente perturbante. Y hoy es muy domingo, demasiado para mi gusto.

3 comentarios:

  1. La mejor receta para un domingo es rica comida para almorzar y algo dulce rico para pasar tarde en cama viendo todos los prime time de Warner Channel y Sony Entertainment.

    ResponderEliminar
  2. no probaste con una c....?????

    ResponderEliminar
  3. Pf... "ni así" dirían los Les Luthiers.

    ResponderEliminar