martes, 24 de julio de 2007

Liga Nacional: viejas historias de actuales cracks

Promediando los 90', Viedma y Carmen de Patagones tuvieron el privilegio de tener un equipo en la máxima categoría de la LNB: Deportivo Valle Inferior, que nunca llegó a grandes cosas más que contar en sus filas con el grandísimo Hernán Montenegro.
Es verdad que el chiste de Valle Inferior en la élite del básket nacional duró poco (tres temporadas), pero paradójicamente era en esa época cuando las estrellas argentinas que ganaron el Oro Olímpico en Atenas y fueron subcampeones mundiales en Indianápolis daban sus primeros pasos. Yo era fiel seguidor del equipo, y tengo grabadas algunas situaciones particulares de grandes basketbolistas de la actualidad y de la época:
  • Jugaban Deportivo Roca contra Valle Inferior, un clásico de provincia infernal. Nos pasearon. Y en ese paseo se destacó el juvenil Pepe Sánchez que jugaba para Roca; el base de DEPOVI (Leo Sandón) no podía pasar la mitad de la cancha sin que Pepe (de 16 años) le manoteara la pelota y se la saque: "Es para la mesita de luz..." dijo mi vieja. Claro, qué piola. (agregado)-Pepe envío el video de ese partido a la Universidad de Temple, donde lo ficharon... y luego fue el primer argentino NBA al jugar para Philadelphia 76ers.
  • "Qué tremenda cara de pavo que tiene ese grandote" me acuerdo que me dijeron. Era verdad. Dos metros y pico para arriba, encorvado, pelado, con los ojos caídos... daba lástima. Llamaba la atención también su edad: 16 pirulos. Eso sí, tremendo jugadorazo... un tal Luis Scola.
  • "¿Ese es el hermano del que juega en Roca?" le pregunté a Lucas, "Sí, Emanuel... este llega, ¿eh?, es el mejor de todos, lejos...." Pavada de premonición. Emanuel Ginóbili (borrado- "jugaba en Estudiantes de Bahía Blanca") estuvo todo el partido en el banco de suplentes de Andino de La Rioja y no ingresó ni un segundo.
  • Juan Espil llegó a los (borrado- "1.000") 10.000 puntos de su carrera en Viedma, clavó un triple del costadito y se paró todo el estadio a aplaudirlo, le entregaron una placa, se abrazó con Marcelo Milanesio y Fabricio Oberto, un grandote que ya tenía su experiencia en la Liga, lo alzó por unos minutos. Atenas de Córdoba era, en ese entonces, el mejor equipo del país.
  • Antes de llegar a jugar a Valle Inferior, Hernán Montenegro jugaba en Gimnasia de Comodoro Rivadavia. Cuando fueron a jugar a Viedma hubo un desperfecto con el tablero electrónico y nos tuvimos que mudar de cancha: arrancamos todos para Patagones al estadio de unos de los clubes de la ciudad. Ahí no me acuerdo qué pasó, pero el partido no se pudo jugar. Cuando los jugadores visitantes se iban de la cancha, el Loco Montenegro saludó al público con una sonrisita sobradora como diciendo "Miren, les ganamos sin jugar"... justo pasaba por abajo mío. Me quedé con la boca seca de escupirlo. Después lo disfrute mucho en mi equipo, un genio "El Loco".
Edit - 14/08/07: Cambié algunos datos en los que la memoria me falló. Manu Ginóbili no fue a Viedma con Estudiantes de Bahía Blanca sino con Andino de La Rioja, dirigido en ese entonces por el Huevo Sánchez. Y Juan Espil llegó a los 10.000 puntos en Viedma, no a los 1.000 (1.000 es poco puntaje para los 9 años que estuvo Espil en la LNB). Gracias Otto!...

3 comentarios:

  1. amo el basket y sobre todo a Milanesio. que buen jugador era, y todo un señor

    ResponderEliminar
  2. Horacio y Karlos;
    Gracias por los comments
    Estamos en contacto.

    ResponderEliminar