lunes, 26 de enero de 2009

La diabetes 1 podría haber sido curada a mediados de los 90'...

... pero claro: tratamientos costosos, muchísima guita de por medio que se hubiesen perdido los laboratorios y la industria farmaceútica y todo quedó en la nada. Patético.
Irving Weissman es profesor de Patología y de Biología de Desarrollo en la Universidad de Stanford y la semana pasada dio un par de conferencias en la Universidad de Columbia. En la primera de ellas, Weissman presentó el concepto fundacional de su trabajo acerca de las células de vástago (raras, que se renuevan por si mismas y que pueden regenerar tejidos del cuerpo). Él mismo expresó en varias ocasiones la frustración que sintió cuando muchos de sus descubrimientos que parecían tener un potencial notable para los tratamientos salvavidas, no llegaron a buen puerto dados los obstáculos comerciales o reguladores que han evitado que su investigación científica beneficie a los seres humanos.
Un ejemplo claro es su investigación de mediados del 90' sobre el tipo diabetes I, en la cual demostró la capacidad de curar completamente el tipo diabetes I en ratones usando las células de vástago. Pero aunque los experimentos evitaron controversia política por utilizar células de vástago adultas, que no vienen de embriones, Weissman se encontró con un bloque en el camino cuando las compañías farmacéuticas rechazaron patrocinar ensayos clínicos. La terapia, lógicamente, no fue a ninguna parte. Weissman explicó que las compañías farmacéuticas habían pensado en su propio beneficio, prefiriendo mantener a las víctimas de la diabetes dependientes en la insulina costosa antes que curarlas de una vez por todas.

Pero el mundo es así, ¿no?... pasa con el SIDA, pasa con la diabetes y seguirá pasando con las epidemias que vendrán. Es patético, triste y por sobre todo, tremendamente injusto.

2 comentarios:

  1. Laburé en salud unos cuatro años, fui gerente financiero de una clínica en Mendoza, traté con Obras Sociales, con médicos, con distribuidores de productos médicos y mucho con pequeños y grandes laboratorios, no me extraña nada lo que decís, son todos unos hijos de puta, yo desde que trabajé ahí trato de evitar hospitales y clínicas, si me enfermo espero que sea irreversible y morir rápido, la gente en manos de la cual está la salud (al menos en Argentina) son mucho peores que los peores políticos, con eso te digo todo.

    ResponderEliminar
  2. Maguila: muchísimas gracias por tu comentario. Aporta mucho a la nota.
    Saludos!

    ResponderEliminar