sábado, 14 de febrero de 2009

... y me dieron un iPhone nuevo.

Voy a hacerlo corto: después de postear esto, el teléfono me dejó de andar :o) Fue hasta cómico, como si Botón fuera un blog influyente en algo, juas!, qué payasada.

La cosa es que el iPhone dejó de andar. Pedía restauración desde iTunes pero al momento de enchufarlo a la computadora no lo reconocía como dispositivo porque decía que el teléfono no tenía SIM (chip). Gran problema, sobre todo después de corroborar que la tarjeta SIM andaba bien al probarla en otro aparato. El problema estaba, entonces, en el hard del iPhone.

Ya me veía puteando a todo el mundo, peléandome por la garantía, esperando quince días hasta que me den una respuesta y todas esas cosas que uno piensa que suceden sólo acá en Argentina con los servicios post-venta. Gran equivocación la mía, por suerte.

Fui al Servicio Técnico de Claro que queda en la esquina de Florida y Paraguay, con mi última factura paga, el teléfono en su cajita original y todos sus chichecitos (USB, adaptador y auriculares). Esperé un rato, me atendió Verónica, le expliqué lo que me había pasado y a los diez minutos estaba firmando los papeles correspondientes y llevándome un iPhone nuevo. Nuevo. La verdad, no puedo creerlo, es la primera vez que salgo de una casa de telefonía con una sonrisa, bien grandota.

Así que acá estoy, reconfigurando, sincronizando y poniendo a punto mi viejo teléfonito nuevo, sí, el mismo que (no) tiene todas estas cosas que me rompen las bolas, pero que adoro cada día más.

2 comentarios:

  1. Me alegro Matías ke hayas solucionado tu problema con el Iphone...reflexión: estaremos camino al primer mundo?
    saluditos platenses, Nelba

    ResponderEliminar
  2. Se llama Martin che...

    ResponderEliminar