martes, 19 de junio de 2007

Insulina Glargina: mi primer mes

Hace pocos días cumplí un mes utilizando la relativamente nueva insulina glargina (comercializada bajo el nombre de LANTUS). Al menos es nueva para mi tratamiento, y después de cinco años usando NPH es todo un cambio. Como se puede ver en el gráfico, la insulina glargina es de tipo basal, mantiene una base de insulina durante 24hs con una sola aplicación (la NPH dura entre 12 y 14hs con un pico máximo de acción a las seis horas luego de la inyección) Paso a contarles los pro y contras según mi experiencia:
  • [pro] No más hipoglucemias nocturnas: según el prospecto, la Glargina reduce en un 40% las hipoglugemias durante la noche, y confíen en que así es. Dormir de corrido siempre es placentero.
  • [pro] No más rigurosa planificación en los horarios de las ingestas: dado que no tiene pico de acción, si el almuerzo se retrasa porque tenés un día complicado, una ingesta liviana (un par de galletitas, algunos caramelos, una botellita de gaseosa) te salvan ante una hipoglucemia por un largo rato.
  • [contra] Más cantidad de insulina Ultrarrápida: si ante una comida fuera de dieta (con buenos niveles de hidratos de carbono, por ejemplo) antes me colocaba cinco unidades de insulina ultrarrápida para evitar picos hiperglucémicos, esa cantidad ahora se transformó a 7 ú 8, tambíen producto de la acción basal de la insulina glargina.
  • [contra] Más inyecciones de insulina ultrarrápida: ante el mismo ejemplo y por el mismo motivo que el punto anterior, si a las dos horas de haber comido un plato de ñoquis mi glucemia es óptima, tengo que estar atento porque en los treinta minutos que siguen se dispará hacia las nubes, dado que no tengo más insulina de acción rápida en el cuerpo y la absorción de harinas es lenta, por lo que la insulina basal no puede contrarrestar la glucemia que se está generando durante la digestión de las mismas.
  • [pro]Respeto por las cuatro comidas diarias: No sé si esto es un pro o una contra, dadas mis costumbres alimenticias. Pero como los que saben dicen que cuatro comidas al día son óptimas, vamos a ponerlo como una pro. A mí me complica un poco, es cierto, porque acostumbraba a comer mucho en almuerzo y cena y saltear desayuno y merienda, pero con la insulina glargina tengo algunos picos de hiperglucemia que me están indicando que me va a venir bien cambiar estos hábitos... a trabajar en ello entonces.
Si me piden una humilde opinión, la insulina glargina es un gran paso. Sobre todo por los dos primeros puntos que marqué aquí arriba: es un gran alivio no estar sacando cuentas todo el día para evitar hipoglucemias y sin duda que pasar las noches sin despertarse a tomar un vaso de gaseosa y a comer algo que después se nota en la balanza a mí me viene muy bien.

1 comentario:

  1. Dos cuestiones:1)La nota, esta muy buena, digamos que la idea se entiende. 2)Ahora,digo, más alla de los detalles tecnicos que desconozco tengo una sola cosa para destacar (cita directa) "algunos picos (...)que me están indicando que me va a venir bien cambiar estos hábitos... a trabajar en ello entonces"
    ahi esta, eso último me gusto mucho más. Beso grande.

    ResponderEliminar