domingo, 26 de agosto de 2007

"Mamá, Chávez es mejor que Dios"

Ayer quedé atónito. Resulta que conocí a un muchacho venezolano de 27 años que llegó a la Argentina a trabajar por dos años. Ayer por la mañana compartimos una capacitación y en el break del almuerzo comenzamos a hablar de política.
De todas las cosas que contó, dos fueron las que más me marcaron, paso a contarles.
Resulta que este muchacho nos contó que Chávez, hace poco más de una semana, anunció en un discurso de aproximadamente siete horas, que va a presentar un proyecto para tener la patria potestad de todos los chicos venezolanos menores de 12 años a través de la reforma constitucional que está promoviendo. Tal como lo leyeron, esto significa tener los derechos de todos los menores de 12 años, quitárselos a su familia, educarlos a su manera, permitir a sus padres verlos sólo una vez por mes, entrenarlos, adiestrarlos... en fin: lavarles el cerebro.
No sólo dijo eso, sino que avisó a los venezolanos que quienes quieran irse del país lo hagan pronto, "porque a partir de mañana, el sistema será este".
Eso no fue todo: luego de los reproches generales y la indignación grupal de quienes estábamos escuchando esto, pasamos a palabras mayores.
La anécdota que contó esta persona se centraba en una madre que estaba desesperada porque su hija de siete años era preocupantemente fiel a Chávez. Resulta que en la escuela primaria los profesores hacen un ejercicio con los chicos que se funda en la imaginación: les piden que cierren los ojos y se imaginen a Dios. Que se lo figuren, que les aparezca su imagen propia de Dios. Una vez que los pequeños logran esto, se les pide que piensen en algo que les guste mucho y se les induce a que se imaginen a Dios regalándoles golosinas.
Al abrir los ojos, los chicos se dan cuenta de que Dios no les ha regalado golosinas, y que sólo era su imaginación.
El paso final era hacer lo mismo pero en lugar de con Dios, con Chávez: los chicos debían cerrar los ojos e imaginarse a su presidente repartiéndoles golosinas. Mientras la profesora les pedía eso, ponía sobre su escritorio un recipiente lleno de bombones, y cuando los pequeños abrían los ojos, repartía las golosionas: "Chicos, nuestro presidente les ha dado las golosinas. Qué gran presidente tenemos, ¿verdad?".
Aquella madre por la cual comenzamos a escuchar esta anécdota estaba excesivamente preocupada porque su hija estaba contínuamente diciéndole y asegurando: "Mamá, Chávez es mejor que Dios"
Y pensar que nuestro presidente está aliado con este tipo. Debe ser por eso (sumado a la manipulación de medios) que no nos enteramos de estas cosas acá.

1 comentario:

  1. Han pasado más de 3 años desde que publicsste esta nota... y nada de lo que cuentas con xtremo realismo ha sucedido. Has quedado como un auténtico "boludo" como dicen en Argentina, aquí en Venezuela serías un "guebón". Eso por no investigar y dejarte llevar por matrices de opinión, que maneja la derecha con sus medios de desinfrormación de nuestros países, que conducen a esos errores. Lamento que hayas caído en eso, pero son miles los que también piensan así. Ya debes tener mas de treinta y tres años, aún estas a tiempo de crearte un criterio más amplio de las cosas, tienes la ventaja de tener internet, pues usalo para la investigación objetiva antes de publicar algo que y sobre todo puede ofender a alguien. Te bastaba con buscar el programa de tv donde nuestro presidente, democráticamente electo, dice el compatriota mío dijo eso. Si este compatriota cree en lo que dice, no creo que haya necesidad de "lavarle el cerebro" pués se nota que no tiene nada en el.
    "Este tipo" como le dices, ayudo a sacar a la Argentina de la más aguda crisis económica y social que hayan vivido y que heredaron del neoliberalismo del BM y puedes enterarte de eso y mucho más si buscas medios alternativos que te informen equilibradamente.

    ResponderEliminar