jueves, 25 de octubre de 2007

Crónica del sistema caído

El mundo vive online. Y hoy me encuentro en off. No por nada que dependa de mí, sino porque desde las 10 de la mañana no hay internet en el trabajo y las tareas, indefectiblemente, se reducen.
Lo que había que hacer offline ya está hecho: papelerío mensual a presentar, un ingreso, brochure institucional encarpetado listo para la Gerencia de Ventas, envío por mensajería de formularios para la Obra Social... y hasta ahí llegamos. Entonces a uno (a todos en realidad) se le da por mirar alrededor un poco, hacer sociales por la oficina y tratar de encontrar cosas útiles para hacer: poner la mesa, salir a tomar un poco de aire, tomarse un café, charlar, darse una vuelta por el taller a ver cómo van con los proyectos, toquetear placas y componentes como para tratar de entender un poquito de qué va todo eso, mirar por la persiana americana a ver si asoma la comida, poner música, escribir...
Se los ve a todos muy extraños. Uno mira su notebook con los dedos entrecruzados apoyando su mentón en ellos cual rezo, y mira de nuevo por la persiana americana, como buscando una explicación. Los chicos que están desarrollando el soft de gestión interna a simple vista tienen trabajo, y lo están haciendo muy compenetrados. Todo en silencio. Casi no hay sonidos salvo algún que otro teclado perdido y un poco de Queen que suena de fondo.
De repente... todo cobra vida de nuevo: “Ya estamos de vuelta” se escucha por ahí, y al agudizar el oído me doy cuenta que habla la misma persona que hace segundos parecía que rezaba. Ahora sí parece más tranquilo volviendo a sus tareas habituales. Yo también lo estoy. Ahora me percato del trabajo que tengo atrasado, y allá voy...
Llegó la comida, hagamos como que estamos offline otra vez, al menos por un ratito.
Ya estaremos de vuelta nuevamente.

2 comentarios:

  1. cuando pasan esas cosas nos damos cuenta de la dependencia de la tecnología. julio verne no estaba tan errado...
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola Javier, totalmente de acuerdo. Hoy me sentí desorientado cuando me pasó... y le debe pasar a todo el mundo.
    Gracias por el comment!

    ResponderEliminar